Shapeshifter

El portapapeles es una de esas funcionalidades del sistema operativo que damos por hecho que estará ahí y cuya importantísima labor muchas veces menospreciamos. Sin embargo, en la mayoría de sistemas ésta utilidad está bastante limitada, y por ejemplo sólo podemos almacenar un elemento que más tarde podremos utilizar sacándolo del mismo.

Afortunadamente, existen gestores de portapapeles como Shapeshifter, que amplían ese límite de un elemento y nos permiten almacenar contenidos virtualmente sin límite.

Lo bueno de ShapeShifter es que utilizarlo es tan sencillo como utilizar el portapapeles original de Windows, es decir, utilizando Ctrl+C para copiar y Ctrl+V para pegar. La diferencia es que al utilizar la opción de pegar aparecerá un desplegable en el que podremos elegir el elemento que queremos utilizar.

ShapeShifter está programado en .NET, por lo que necesitaréis tener instaladas las librerías de .NET Framework 4. Si no las tenéis, el instalador de la aplicación las descargará e instalará automáticamente.

Fuente: Bitelia