Inicio / Tecnología / El lío de las tarjetas SD (I)

El lío de las tarjetas SD (I)

El lío de las tarjetas SD (I)

Cuando aparecieron estos pequeños y prácticos sistemas de almacenamiento, cualquiera podía usarlos sin necesidad de saber nada de informática. Sabíamos que oscilaba el número de megas… eso sí, por qué lo hacía siempre de 128 a 256, y de ahí a 512, no lo teníamos tan claro, pero nos daba un poco igual, ¿a que sí?

Pero poco a poco han ido evolucionando, como ocurre con todo en el mundo de la tecnología. Y con la evolución, llega el engorro y las cosas se complican más (como todo en el mundo de la tecnología, insisto). Ahora ya no se clasifican por tamaños, ahora existen diferentes modelos, según el diámetro del hardware, diferentes clases clasificadas por letras, etc.

Total, que uno acaba volviéndose loco si no se informa previamente de qué tarjeta SD le conviene en cada momento. O lo que es peor, pagando mucho por lo que vale mucho menos. Debes tener en cuenta, antes de nada, que las tarjetas SD han sufrido bruscas revalorizaciones y, con ellas, los precios se han ido desinflando.

De manera que ahora, por muy poco dinero, puedes obtener una tarjeta de 128 megas (que a día de hoy se te puede quedar muy corta), por un poco más, una de 256, y un poco más (seguimos hablando de precios bastante bajos), una de 512. Incluso a partir de un giga, hablaríamos de almacenaje low cost, de dos, de tres, cuatro, cinco… también están desfasadas.

En resumidas cuentas, en el aspecto almacenaje ya no es tan importante si obtenemos un giga o dos, ahora que los nuevos conceptos como terabyte está a la orden del día, los precios son mucho más bajos. Sabiendo esto podrás guiarte por las tiendas en internet para comparar y obtener los mejores precios. Ahora viene la parte complicada: elegir la adecuada entre todas las clases.

Acerca de IC Contenidos

Somos un equipo joven de redactores expertos a los que les apasiona escribir. Escribir y ver como las páginas y los blogs de nuestros clientes ganan en calidad para los visitantes y en presencia para los buscadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *